Texto: El Talismán
de Walter Scott


Novela


0


Twitter Facebook


El Talismán

No hay más información sobre el texto 'El Talismán'.


Edición física

Denunciar texto


Fragmento de El Talismán

—Yo soy el enano Nectabanus —dijo el contrahecho, que parecía del género masculino, con una voz tan desagradable como su cara, y parecida más al graznido de un cuervo nocturno que a ninguno de los sonidos que se oyen durante el día.

—Y yo soy Guenevra, su mujer y su enamorada —contestó la mujer, en un tono que, por el hecho de ser más áspero, era aún más desagradable que el de su compañero.

—¿Y por qué estáis aquí? —volvió a preguntar el caballero, no muy seguro de que fuesen seres humanos los que tenía delante de él.

—Yo soy —contestó el enano, adoptando una actitud arrogante y seria— el duodécimo Imaum. Soy Mohammed Mohadi, el guía y conductor de los creyentes. Cien caballos me esperan, a mí y a mi séquito, en la Ciudad Santa, y otros tantos en la Ciudad de refugio. Soy el que dará testimonio, y ésta es una de mis huríes.

—¡Mientes! —exclamó la mujer, interrumpiendo a su compañero con una voz más desagradable que la de antes—. Yo no soy ninguna de tus huríes, y tú no eres ningún miserable infiel como el Mahommed de quien hablas. ¡Así pueda yo bailar sobre tu sepulcro! Te digo, asno de Issachar, que tú eres el rey Arturo de Inglaterra, que las hadas robaron del campo de batalla de Avalon, y yo soy la dama Guenevra, famosa por su belleza.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


400 págs. / 11 horas, 40 minutos.
54 visitas.
Publicado el 14 de diciembre de 2016 por Edu Robsy.


Textos más populares de Walter Scott