Texto: La Dama y la Ley
de Wilkie Collins


Novela


0


Twitter Facebook


La Dama y la Ley

No hay más información sobre el texto 'La Dama y la Ley'.


Edición física

Denunciar texto


Fragmento de La Dama y la Ley

Examiné los estantes superiores. Allí los libros eran más pequeños y variados, y no se veían tan bien dispuestos como en las baldas inferiores. Unos estaban encuadernados en tela; otros, sólo protegidos con forros de papel. Algunos se habían caído y estaban tumbados en el estante. Por todos lados había huecos dejados por los ejemplares que se habían sacado y que no habían vuelto a su lugar.

En resumen, no me desilusioné del todo. El desorden sugería que, aunque fuera de manera fortuita, podía llegar a descubrir algo. Decidí, pues, registrar a fondo la librería comenzando por las baldas superiores.

¿Dónde estaba la escalera?

La había dejado apoyada en el tabique que separaba la habitación del recibidor. Mirando hacia allí necesariamente veía también la puerta de corredera que daba acceso al salón principal, la que me había permitido escuchar las preguntas que el mayor Fitz-David le hacía a su sirviente acerca de mi aspecto personal cuando llegué a la casa. Durante toda mi visita, nadie había movido esa puerta. Todos los que habían entrado y salido habían usado la otra.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


407 págs. / 11 horas, 53 minutos.
29 visitas.
Publicado el 3 de febrero de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de Wilkie Collins