Texto: La Reina de Corazones

Wilkie Collins


Novela


0


Twitter Facebook Google+


La Reina de Corazones

No hay más información sobre el texto 'La Reina de Corazones'.


Leer en línea

ebook PDF

ebook ePUB

ebook Mobi

Edición física


Fragmento de La Reina de Corazones

Mi hermana fue la primera en nacer y la más querida. No llegué al mundo hasta cuatro años después de su nacimiento, y ningún otro niño vino después. Caroline, desde sus primeros días, fue la encarnación de la belleza y la salud. Yo era pequeño, enfermizo y, la verdad debe ser dicha, con rasgos casi tan poco atractivos como el propio tío George. Sería descortés e irrespetuoso decidir si la aversión que la familia de mi padre sintió siempre por mi madre tenía alguna base o no. Lo único que me atreveré a decir es que sus hijos nunca tuvieron razones para quejarse de ella.

Recuerdo bien su apasionado amor por mi hermana, lo orgulloso que se sentía de la belleza de la niña, así como su constante benevolencia e indulgencia hacia mí. Mis defectos personales debían ser una dolorosa prueba para ella, en secreto, pero ni ella ni mi padre me demostraron nunca que percibieran una diferencia entre Caroline y yo. Cuando le hacían regalos a mi hermana, me hacían regalos a mí también. Cuando mi padre y mi madre cogían a mi hermana en brazos y la besaban, a continuación me abrazaban a mí, escrupulosamente. Mi instinto infantil me decía que había una diferencia en sus sonrisas cuando me miraban a mí y la miraban a ella; que los besos que le daban a Caroline eran más cálidos que los que me daban a mí; que las manos que enjugaban sus lágrimas causadas por aflicciones inocentes la tocaban con más dulzura que las que secaban las mías. Pero estas señales de favoritismo, y otras incluso más insignificantes, eran de las que ningún padre puede pretender controlar. En ese momento las percibía con más asombro que dolor. Ahora las recuerdo sin sentir amargura hacia ninguno de los dos. Ambos me querían y ambos cumplieron su deber para conmigo. Si parece que hablo con ciertas reservas aquí, no lo hago conscientemente. Y esto lo digo honestamente, con el corazón en la mano.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


458 págs. / 13 horas, 22 minutos / 21 visitas.
Publicado el 1 de febrero de 2017 por Edu Robsy.