Texto: Como Gustéis
de William Shakespeare


Teatro, Comedia


0


Twitter Facebook


Como Gustéis

Comedia pastoril

Considerada como una de las comedias más maduras y trabajadas de Shakespeare, en la que se convergen elementos clásicos del género. Forma parte de la convención pastoril e incorpora, de esta forma, muchos de sus rasgos característicos: la naturaleza opuesta a la corte, personajes disfrazados, el tratamiento de la cuestión amorosa, el juego de identidades, y el descubrimiento personal mediante la pérdida y la recuperación.

En un intento por innovar las convenciones, agrega la interacción entre los sexos, el conflicto familiar en torno a la herencia y la ambición por el poder.
A la muerte de Roland de Bois, su hijo Oliverio hereda el señorío con la instrucción de cuidar de su hermano pequeño, Orlando. Pero Oliverio no ama a su hermano y descuida la educación del muchacho. Carlos, un luchador procedente de la corte del Duque avisa a Oliverio de que Orlando se propone desafiarlo en combate al día siguiente. Esto supondría un deshonor para cualquier caballero, pero Oliverio no quiere que su hermano adquiera el estatuto de caballero y lo alienta para que participe en el combate.

Cuando Orlando llega a la corte para luchar contra Carlos, Rosalinda y él se enamoran al instante. Orlando, luego de derrotar a Carlos, vuelve a su casa y se entera del complot de su hermano para matarlo. El joven se refugia en el mismo bosque de Arden donde también se encuentra el Duque. Federico expulsa a Rosalinda de la corte y Celia decide escapar con ella hacia el bosque. Las muchachas se disfrazan y cambian su nombre, Rosalinda será un muchacho de nombre Ganímedes y Celia una pastora llamada Aliena.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física

Denunciar texto


Fragmento de Como Gustéis

Le Beau.—Ninguna, á juzgar por los modales; pero en realidad es su hija la menor en estatura. La otra es hija del duque desterrado, y la detiene aquí su tío el usurpador para que acompañe á su hija; y las liga un afecto más estrecho que el natural vínculo de las hermanas. Pero puedo aseguraros que de poco tiempo acá el duque ve con desagrado á su gentil sobrina, sin más motivo que el de alabar el pueblo las virtudes de ésta y compadecerla por amor á su buen padre. Y á fe mía, la mala voluntad del duque hacia ella estallará de repente. Quedad con Dios, señor. Desearía conoceros mejor y gozar de vuestro afecto en el porvenir en un mundo mejor que este.

Orlando.—Os quedo sumamente agradecido.—(Sale Le Beau).—¿Es decir que tengo que salir de las brasas para caer en las llamas? Del duque tirano al hermano tirano. ¡Pero, divina Rosalinda!

(Sale).

Escena III

Un cuarto en el palacio.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


74 págs. / 2 horas, 11 minutos.
271 visitas.
Publicado el 14 de junio de 2018 por Edu Robsy.


Textos más populares de William Shakespeare