Texto: La Comedia de los Enredos
de William Shakespeare


Teatro, Comedia


0


Twitter Facebook


La Comedia de los Enredos

No hay más información sobre el texto 'La Comedia de los Enredos'.


Edición física

Denunciar texto


Fragmento de La Comedia de los Enredos

DROMIO DE ÉFESO
Más bien me las zumbó, y duro, en cada oreja. Pero ¿cómo oír razones que se dan con manotazos?

LUCIANA
¿Te dio señas tan raras que te ha confundido?

DROMIO DE ÉFESO
¡Qué va! Las señas que da son inconfundibles. Sus razones, en cambio, son tan confusas, que apenas se da a entender.

ADRIANA
Pero, vamos, dime: ¿viene a casa o no?
Al parecer, le incomoda agradar a su esposa.

DROMIO DE ÉFESO
Es que el amo parece un toro enloquecido.

ADRIANA
¿Cómo que toro, granuja?

DROMIO DE ÉFESO
No es que tenga cuernos, ama;
pero loco está, y de remate.
Cuando le rogué que viniera a comer,
me pidió que le diera mil marcos de oro.
«A comer», le digo; «mi oro», me dice.
«La carne se quema», le digo; «mi oro», me dice.
«Pero ¿vienes o no?», le digo; «mi oro», me dice.
«¿Y dónde están, pillo, los mil marcos que te di?»
«El cerdo», digo, «se ha quemado»; «mi oro», dice.
«Mi señora quiere…», le digo. «¡Que la cuelguen!
No conozco a la señora; ya me harté de la señora.»


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


47 págs. / 1 hora, 22 minutos.
460 visitas.
Publicado el 24 de abril de 2018 por Edu Robsy.


Textos más populares de William Shakespeare