Texto: Los Dos Nobles Parientes
de William Shakespeare


Teatro


0


Twitter Facebook


Los Dos Nobles Parientes

No hay más información sobre el texto 'Los Dos Nobles Parientes'.


Edición física


Fragmento de Los Dos Nobles Parientes

HIPÓLITA
Estás sin aliento, y lo que dices
con tu ritmo atropellado es que, al igual
que la joven Flavina, tú nunca
amarás a quien se llame hombre.

EMILIA
Estoy segura de que no.

HIPÓLITA
¡Ah, pobre hermana!
En esto no debería creerte
—aunque sé que tú misma sí lo crees—
más de lo que me fío de un apetito mórbido
que aborrece lo que anhela. Mas, cierto, hermana;
si me dejase convencer, lo que has dicho
bastaría para arrancarme del muy noble
brazo de Teseo, por cuya fortuna
voy ahora a rezar, en la certeza
de que soy yo, más que Pirítoo, quien
ocupa el trono supremo de su corazón.

EMILIA
A tu fe no me opongo, mas persisto en la mía.

Salen.

Escena IV

Trompetas. Fragor de batalla dentro; después, retirada. Clarines. Entra TESEO, vencedor [con un HERALDO, nobles y soldados, y PALAMÓN y ARCITE llevados en angarillas]. Van a su encuentro las tres REINAS y se postran ante él.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


74 págs. / 2 horas, 11 minutos.
58 visitas.
Publicado el 31 de diciembre de 2018 por Edu Robsy.


Textos más populares de William Shakespeare