Texto: Timón de Atenas
de William Shakespeare


Teatro, Tragedia


0


Twitter Facebook


Timón de Atenas

No hay más información sobre el texto 'Timón de Atenas'.


Leer en línea

Descargar PDF

Descargar ePub

Descargar Kindle

Edición física


Fragmento de Timón de Atenas

APEMANTO Ojalá todos esos aduladores fueran tus enemigos, para que los mataras y me invitaras a compartirlos.

PRIMER SEÑOR (A TIMÓN.) Señor mío, si tuviéramos la felicidad de que por una vez usaras nuestros corazones, de manera que podamos expresar aunque sea un fragmento de nuestro celo, nos podríamos considerar satisfechos para siempre.

TIMÓN Sin duda, amigos míos, pero los mismos dioses han previsto que reciba de ustedes mucha ayuda: si no fuera así, ¿cómo se rían amigos míos? ¿Por qué, entre miles, reciben ustedes ese amable nombre, si no por ser los más cercanos a mi corazón? Sobre ustedes me he dicho más a mí mismo de lo que ustedes mismos pueden hablar a favor por modestia; y en esa medida los confirmo. Oh, dioses, pienso yo: ¿para qué íbamos a necesitar amigos si no tuviéramos que recurrir a ellos? No habría seres vivos más superfluos si no los necesitáramos; parecerían armoniosos instrumentos metidos en sus estuches, guardando sus sonidos para sí. Es por ello que a menudo he deseado ser más pobre, para acercarme más a ustedes. Nacemos para hacer beneficios; ¿y qué mejor o más apropiada riqueza nos cabe llamar nuestra que la de los amigos? ¡Ah, qué preciado consuelo el de tener tantos hermanos iguales administrando unos a otros sus riquezas! ¡Oh, alegrías borradas antes de haber nacido! Mis ojos, creo, no pueden contener las lágrimas. Para olvidar su ofensa, bebo a la salud de ustedes.


Reseñas

Este texto no ha recibido aún ninguna valoración.


65 págs. / 1 hora, 53 minutos.
201 visitas / 150 lecturas.
Publicado el 22 de febrero de 2017 por Edu Robsy.


Textos más populares de William Shakespeare