La Pitonisa

Joan Carlos Vinent


microrrelato



Twitter Facebook Google+


El carro se paró y el cochero desapareció entre los arbustos, mientras la histriónica pitonisa abría el cofre y contaba el botín conseguido. Era una mariposa que había buscado durante años; parecía que al fin el puzzle iba cobrando cuerpo. Toda una carrera de aparentes mentiras podría por fin hacerse verdad; necesitaba probar ante los demás que era algo más que una fuente para saciar las inseguridades de la gente que la prefería a los psicólogos, tan desprestigiados por no se sabe qué clase de tabúes e ignorancias, miedos en definitiva.

Publicado el 3 de julio de 2016 por Juan Carlos Vinent Mercadal.
Leído 2 veces.