Pride and prejudice:“La atención educativa a la diversidad”

Joan Carlos Vinent


ensayo



Twitter Facebook Google+


Homenaje a Jane Austen en su 200 aniversario de la publicación de su inmortal novela.
[1813-2013]


La diversidad. Tema recurrente y de actualidad que corta como una esmeriladora de diamantes en bruto o de sangre cinéfila. Uno otea el horizonte del periódico con más solera de Menorca y se encuentra el tema mezclado en sopa política. Leemos artículos sobre la diversidad desde la intolerancia política con diferencias entre estado y país. ¿Cómo pretender escribir sobre la tolerancia si se escribe desde la intolerancia en la convivencia? Cuestiones de rencor histórico y de falta de normalización que dejaremos en el tintero. No es el caso de este excelente artículo con apenas dos años de antigüedad. El señor Cabada nos deleita con un canto a la eutopía desde una visión pseudo-utópica de la realidad soñada. La escuela inclusiva no es tema nuevo para un iletrado desletrado de moral bífida. La motivación y ansiedad cognoscitiva de la inocencia perdida me llevó al ayuntamiento de Ihalor a un monólogo, que no xerrada, protagonizada por una visceral y apasionada locutora con verborrea o incontinencia verbal que dejó en el silencio casi absoluto a los aspirantes a docente y a los docentes que aguantan telarañas y que no se atreven a pronunciarse. ¿A qué se tiene miedo a estas alturas? Cabada nos habla de profundización, cambios, nuevas alternativas, perogrulladas sobre la distinción de los individuos (perogrulladas necesarias, ya que parece que no sabemos o que necesitamos que nos digan que no somos clones; el estado nos trata y nos quiere educar como clones), planteamientos confusos o contrarios, planteamientos integradores y segregadores, contexto educativo, división, exclusión, profesores, profesores, profesores, profuncionarios diría yo con todo el sentido despectivo e introspectivo del nuevo vocablo. ANEEs, definición incorrecta o desintegradora; ¿acaso los alumnos mejor dotados y sin ACIs no son especiales dentro de su diferencia a la alza? “Tolerar”, “diluir”, “normalización”. Sociedad no involucrada en la educación. Beneficios de la integración. Concepto de educación basado en el niño. Estrategias. Profesores exploradores de un continente por descubrir: nuevo mundo de desarrollo práctico. Perspectiva social: ser reconocido como igual dentro de la diferencia: enseñanzas que vienen del gnosticismo pre-cristiano. Discriminación y antónimo. Lucha de dualidades recíprocamente bilaterales. Humanitarismo renacentista del buen sentir sin buen hacer. Apropiado o inapropiado. Compromiso de los profesores: orgullo y prejuicio en el que nos detendremos más adelante. Desoportunidades del sistema educativo. Compromiso sin investigación y trabajo en equipo y análisis del contexto y cultura de centro y entorno social son incompatibles. Y sin el diálogo entre dirección y la procrastination propia del chiste que evidencia la falta de cohesión cultural o a lo mejor la riqueza cultural en la diferenciación de un español, un alemán y un chino -por poner tres mentalidades bien diferenciadas -, sobre quién tira un gargajo más lejos y cuando llega el español no se ve de lo lejos que ha llegado, o de lo cerca que ha quedado el esputo al tener que lavarse el babero para esconder la mínima distancia alcanzada….muy lejos no llegará la educación renovada en nuestro país. Nacimiento de la educación especial, Victoria de los vítores universitarios que buscan definir lo indefinible, un término abstracto: la inteligencia que se olvida de la parte emotiva y emocional. Inteligencia que esplitea, segrega, cercena y etiqueta y clasifica, al igual que los llamados en lenguaje light pruebas o controles, exámenes en definitiva sobre áreas o materias, asignaturas: material, temática asignada a los alumn@s. Inteligencia inconmensurable por indefinible. Capacidades, capacitación agrícola, cultural, capacitación docente examinada por buenos profesores con metodologías de antaño o destaño, ya que se siguen usando. La experiencia es un grado, pero no ha lugar sin la restauración del cuadro que no se sabe restaurar porque no se sabe hacer de otra manera. Anclas que olvidan los andamios de la educación tutorial. Autonegación de la cambiante sociedad que evoluciona al mismo ritmo que el lingüístico. Referencia a Marga Bennassar que inteligentemente hace lo que todo docente de la 21st century debería hacer: conocer a Joans, Peres i ases i pura sangres. Conocer, conocer, con-o-fallecer. El Albatros del Viejo Marinero de Wordsworth y Coleridge no se entiende con el AVE Phoenix que corre pero que no alcanza la meta porque no se detiene en saborear el camino del que hablaba Unamuno cuando hablaba de literatura. Lo mismo con la enseñanza. Correcaminos, párate a hablar con el coyote y le conocerás. Y podrás enseñarle el sendero o senderos que se bifurcan como Borges escribía. Alcanza el Aleph de la enseñanza. Conoce, párate a escuchar. Escucha al alumno, a la persona que te reclama a gritos. Baja, profesor de la torre de IVORI y pide perdón si le levantas la voz más de lo debido en un humano momento de pasajera ira con uvas de Steinbeck. No desvarío. Uso parábolas para hablar de lo que habla Cabada y dar mi opinión entre líneas de aire pedigüeño y pedantesco. Juego de palabras y reflexión, emoción del lector por efecto sorpresa. Paraliteratura para vencer aburridos ensayos que ensayan homogeneidad y vacuidad indiscretamente subyugada a la administración repleta de administrativos infuncionales. Sátira griega y latina. Zona de desarrollo próximo. Profesor, profesa tu religión y ayuda al lejano alumno a aproximarse a la aventura del saber, saber vivir, conocer, interactuar, saber valorar al de al lado. Estoy resumiendo desde la bebida del estomacal que reelabora las ideas. Uso de estrategias inductivas, metodología inductiva denostada y calificada por las anclas oxidadas como de material o actividad de refuerzo. Tú que vales como docente hazte un repaso de Aladín para abrillantar y pulir la silicona que no tenía antimoho. Mito de la caverna. Enciende el fuego que te lleve a la eutopía de la utopía a convertir en distópica. Motívate y motiva para automotivarte, pezcado pescado en el pecado de la indolencia fruto del aburrimiento y los sofás demasiado blandos. Estira la espalda, practica yoga y el método Pilates y no te laves las manos con agua destilada. Demuestra tu afecto a tus alumnos, demuéstrales que los/les regañas no como padre/madre sino como amante de mentes que gobernarán la eutopía a través de la filantropía. Atrévete a analizar a tus discípulos, a exprimir el pomelo para obtener un sabor agridulce y color de rosa, que s’amor s’hi posa. Infiere, traduce mis palabras, no te regaño, te admiro y te regaño desde la inexperiencia. No te amilanes, no tires la toalla. Tienes una centuria de discípulos. Sé diverso en tu metodología. Haz que piensen, que aprendan a ser autónomos guiándolos. En la nueva universidad al estilo CE los alumnos se sentirán perdidos si no lo haces. Hazles concienciarse de la necesidad de ser aptos socialmente. Complejidad aparentemente inextricable. Usa el cerebro, input, retrieve…apela a los sentimientos, involucra a la familia. Haz que la materia gris sea líquidamente fluida, que no se anquilose y se convierta en plomo. No enfríes el corazón con el frío plomo…usa mercurio que se separa y se une en la diversidad clónicamente unificadora y tolerante. Tu aula es mercurio. Atiende cada bola y únelas, aunque sea difícil. No es necesaria una escuela inclusiva imposible en un microsistema educativo de 900 personas. Interactúa y haz que interactúen, que haya un feedback que mueva conciencias. Dales las armas que les hagan ver la necesidad de saber idiomas para que la diversidad cultural en el exterior y en el interior (inmigración) sea fuente de riqueza, sea oro intangente e intangible pero pesado dentro de su cordial justicia que se pesa con una pluma en el Antiguo Egipto. Rehuye la estandarización, reflexiona sobre tu quehacer diario. Eres el médico espiritual y competencial del individuo. No separes, porque tendrás que volver a separar, y las bolas de mercurio no serán capaces de medir la temperatura que consiga aprobados. Fomenta la empatía, lo positivo de lo diverso. No es tan difícil, no te escudes en la falta de recursos. Conciénciate de una vez que no estás aquí para ganar un sueldo. No te tires del pelo al creer que los padres deben educar. Esos padres son fruto de una mala educación. No todos. Pero eso está ahí. Sé consciente de ello. Colabora con tus congéneres, sé crítico, autocrítico. Mejora continua. Intenta seguir los pilares de la norma ISO en tus aulas. Hazte una auditoría interna sobre tu labor como profesor. Te lo digo a ti, estudiante de CAP, a ti, profesor mítico. Reflexiona y actúa, actúa, henribergsonea, deweynea. Te conocerán por tus actos, no por tus meras palabras. Haz una tortilla española o una paella harmónica para que el sonido de la armonía toque notas de antiblues, de un final de tristeza por la pérdida de tu vocación. Levanta la vox populus i refuta la falacia ad populum. Ejecuta tu retentiva visual para fomentar la retentiva sensorial. Haz filosofía, no me seas Emil Cioran, y pierde ese pesimismo arraigado. ¿Para qué escuchar a un loco? Recuerda a Pascal cuanto a qué dice sobre locura y a Erasmo y sus elogios. Desaprende, acaba con la niebla, piensa en Einstein: el tiempo es relativo. Sistematiza tu trabajo consciente de que debes ser flexible. Crea, no te acomodes en el libro de texto. Dialoga y retoma las negociaciones en tu departamento. No esperes al inspector, investígate a ti mismo. No me vengas con la moral heterónoma a estas alturas del cuadro del Bosco. Pon orden. Sé fiel a ti mismo desde el autoconvencimiento de que puedes crear un lugar mejor, un buen lugar, una eutopía. Las utopías son necesarias para el cambio. Gracias aCabada la reflexión heterodoxa sobre la AD (Annus Domini) 2007 AD (d.C.). A doble espacio para digerir mejor la densidad del relato… Deja tu orgullo y tus prejuicios janeaustenianos y sé valiente, atrévete a cambiar. Acaba con tu Tartufo y juega a ser John Dewey y descubre tus américas desde la búsqueda de tu kavafiana ítaca-menorca. Cerca la teva Alícia, la teva aletheia, la teva veritat. 

Publicado el 8 de mayo de 2016 por Juan Carlos Vinent Mercadal.
Leído 4 veces.