Textos

Mostrando 1 a 10 de 4.011 textos.


Buscador de títulos

12345

Historia de este Gallo

Federico García Lorca


Cuento


El año 1830 llegó a Granada, procedente de Inglaterra, donde había permanecido una larga temporada perfeccionando sus estudios, el granadino don Alhambro.

En Londres había sorprendido de lejos la belleza de su ciudad natal y llegaba deseoso de observarla hasta en sus más íntimos detalles.

Se instaló en un pequeño cuarto lleno de relojes de bolsillo y daba largos paseos, de los cuales volvía con el traje florecido de ese verde musgo melancólico que la Alhambra pone en los aires y en los tejados. Su granadinismo era tan agudo, que masticaba constantemente hojas de arrayán y veía de noche el gran fulgor histórico que Granada envía a todas las demás ciudades de la tierra. Se hizo, además, un excelente catador de agua. El mejor y más documentado catador de agua en este Jerez de las mil aguas.

Hablaba del agua que sabe a violetas, del agua que sabe a reina mora, de la que tiene gusto de mármol y del agua barroca de las colinas, que deja un recuerdo a clavos de metal y aguardiente.

Amaba con ternura deshecha de coleccionista todos los permanentes filtros mágicos de Granada, pero odiaba lo típico, lo pintoresco y todo lo que trascendía a marcha castiza o costumbrismo.

Poco a poco la gente se familiarizó con su figura… Los enemigos decían que estaba loco y que era aficionado a los gatos y a los mapas. Sus amigos, para defenderlo en esta rara sede de los avaros, afirmaban que don Alhambro tenía guardadas cuarenta onzas de oro dentro de un calcetín de seda.

Era hombre de corazón panorámico y prudencia económica.

Por su levita azul bogaba una etiqueta de cartulina que llevaba su nombre escrito en inglés.

Granada era en aquella época una gran ciudad legendaria. Ese poema realizado que odia secretamente todo poeta verdadero. Frescas guirnaldas de rosas y moreras ceñían sus muros. La catedral volvía su grupa redonda y avanzaba como un centauro entre los tejados llenos de sueños y verdes vidrios.


Leer / Descargar texto

7 págs. / 12 minutos / 5 visitas.
Publicado el 8 de diciembre de 2018 por Edu Robsy.

Santa Lucía y San Lázaro

Federico García Lorca


Cuento


A las doce de la noche llegué a la ciudad. La escarcha bailaba sobre un pie. "Una muchacha puede ser morena, puede ser rubia, pero no debe ser ciega". Esto decía el dueño del mesón a un hombre seccionado brutalmente por una faja. Los ojos de un mulo que dormitaba en el umbral me amenazaron como dos puños de azabache.

—Quiero la mejor habitación que tenga.

—Hay una.

—Pues vamos.

La habitación tenía un espejo. Yo, medio peine en el bolsillo. "Me gusta." (Vi mi "Me gusta" en el espejo verde.) El posadero cerró la puerta. Entonces, vuelto de espaldas al helado campillo de azogue, exclamé otra vez: "Me gusta". Abajo, el mulo resoplaba. Quiero decir que abría el girasol de su boca.

No tuve más remedio que meterme en la cama. Y me acosté. Pero tomé la precaución de dejar abiertos los postigos, porque no hay nada más hermoso que ver una estrella sorprendida y fija dentro de un marco. Una. Las demás hay que olvidarlas.

Esta noche tengo un cielo irregular y caprichoso. Las estrellas se agrupan y extienden en los cristales, como las tarjetas y retratos en el esterillo japonés.

Cuando me dormía, el exquisito minué de las buenas noches se iba perdiendo en las calles.

Con el nuevo sol volvía mi traje gris a la plata del aire humedecido. El día de primavera era como una mano desmayada sobre un cojín. En la calle las gentes iban y venían. Pasaron los vendedores de frutas y los que venden peces del mar.

Ni un pájaro.

Mientras sonaban mis anillos en los hierros del balcón busqué la ciudad en el mapa y vi cómo permanecía dormida en el amarillo entre ricas venillas de agua, ¡distante del mar!

En el patio, el posadero y su mujer cantaban un dúo de espino y violeta. Sus voces oscuras, como dos topos huidos, tropezaban con las paredes sin encontrar la cuadrada salida del cielo.

Antes de salir a la calle para dar mi primer paseo los fui a saludar.


Leer / Descargar texto

7 págs. / 12 minutos / 6 visitas.
Publicado el 8 de diciembre de 2018 por Edu Robsy.

Crónica de la Conquista de Granada

Washington Irving


Crónica, Historia, Novela


Libro I

Introducción

La narracion de los sucesos que marcaron una de las épocas mas brillantes de la historia nacional, las victorias, combates y peligros de una guerra memorable, la conquista, en fin, del reino de Granada, y la subversion del imperio árabe en España, son el objeto y materia de las páginas siguientes.

La imaginacion, seducida por las ideas encantadoras que inspira un argumento tan fecundo y bello, apenas sabe contenerse dentro de los límites de la verdad histórica: las hazañas, las proezas, los grandes hechos de armas que ennoblecen á los actores de la escena, el entusiasmo religioso del cristiano caballero, y el ardoroso valor del sarraceno feroz, son circunstancias que dan á esta época un aspecto heróico y caballeresco, y que arrastran al historiador á las regiones de la ficcion. Pero el célebre Washington Irving, cuya fama se extiende ya desde las selvas de la América setentrional hasta las extremidades de la Europa, tratando este asunto con mano maestra, y con el mismo acierto que todas sus demas producciones, ha sabido evitar este escollo, y exornar su obra con las gracias de un estilo que le es peculiar, dándole un aire romántico, sin desdecir un punto de su carácter de historiador, sin omitir un solo hecho, ni añadir circunstancia alguna que no se halle en las antiguas crónicas y memorias que tratan de la materia.

Parecerá una temeridad haberme yo arrojado á traducir á este autor inimitable. Pero la consideracion de no haberse escrito hasta ahora, que yo sepa, esta historia en particular y con la extension que se merece, y sí solo incidentalmente por algunos autores envejecidos, junto con el deseo de presentar al público español á un escritor cuyas obras están traducidas en casi todos los idiomas menos el castellano, me animó á una empresa acaso superior á mis fuerzas, y digna de mejor pluma.


Leer / Descargar texto

306 págs. / 8 horas, 56 minutos / 29 visitas.
Publicado el 25 de noviembre de 2018 por Edu Robsy.

Vida de Miguel de Cervantes

Gregorio Mayans


Biografía


Dedicatoria

Al excelentísimo señor Don Juan,
Barón de Carteret, etc., etc.
 

Excelentísimo señor:

Un tan insigne escritor como Miguel de Cervantes Saavedra, que supo honrar la memoria de tantos españoles y hacer inmortales en la de los hombres á los que nunca vivieron, no tenía hasta hoy, escrita en su lengua, vida propia. Deseoso V. E. de que la hubiese, me mandó recoger las noticias pertenecientes á los hechos y escritos de tan gran varón. He procurado poner la diligencia á que me obligó tan honroso precepto, y he hallado que la materia que ofrecen las acciones de Cervantes es tan poca, y la de sus escritos tan dilatada, que ha sido menester valerme de las hojas de éstos para encubrir de alguna manera con tan rico y vistoso ropaje la pobreza y desnudez de aquella persona dignísima de mejor siglo, porque aunque dicen que la edad en que vivió era de oro, yo sé que para él y algunos otros beneméritos fué de hierro. Los envidiosos de su ingenio y elocuencia le murmuraron y satirizaron. Los hombres de escuela, incapaces de igualarle en la invención y arte, le desdeñaron como á escritor no científico. Muchos señores, que si hoy se nombran es por él, desperdiciaron su poder y autoridad en aduladores y bufones, sin querer favorecer al mayor ingenio de su tiempo. Los escritores de aquella edad (habiendo sido tantos), ó no hablaron de él, ó le alabaron tan fríamente, que su silencio y sus mismas alabanzas son indicios ciertos, ó de su mucha envidia, ó de su poco conocimiento. V. E. le tiene tan justo de sus obras, que ha manifestado ser el más liberal mantenedor y propagador de su memoria; y es por quien CERVANTES y su INGENIOSO HIDALGO logran hoy el mayor aprecio y estimación. Salga, pues, nuevamente á la luz del mundo el gran Don Quijote de la Mancha, si hasta hoy caballero desgraciadamente aventurero, en adelante por V.


Leer / Descargar texto

140 págs. / 4 horas, 5 minutos / 32 visitas.
Publicado el 25 de noviembre de 2018 por Edu Robsy.

Reglas de la Comunidad

Administradores


Pokémon Go, Comunidad.


 Bienvenidos todos a Pokémon GO Lautaro, una comunidad creada para armas grupos/raid, charlar/consultar todo lo relacionado con Pokémon GO. Si has llegado hasta aquí es necesario que leas las siguientes REGLAS.►►► FAVOR LEER El desconocimiento de cualquiera de las reglas no es excusa a la hora de la falta.► El respeto es lo más importante dentro de la comunidad.► Todo comentario de índole xenofóbico, racista, gore, pornográfico, que incite el odio, scremears, toxico, denigración física, psicológica, malintencionado o sin fines positivos está prohibido. ► La venta o cotización de cuenta de Pokemon GO o de cualquier otra cosa está prohibida, como también el uso del grupo para hacer propaganda a foros y paginas personales.► Las publicaciones de team's (ie: busqueda de integrantes) pueden realizarse una vez por persona para evitar el spam. ► A la hora de compartir una imagen o video se les pide detallar el propósito de esta. Consultas, ayuda, debate, búsqueda de opiniones, compartir algún logro o situación extraordinaria es lo que se busca en este grupo. No hay problema con imágenes graciosas no ofensivas, siempre y cuando no formen cadenas ni spam.► En lo posible solo usen texto para comunicarse. Los audios son permitidos siempre y cuando no formen cadenas ni spam.► LAS REGLAS ESTÁN SUJETAS A CAMBIOS CONSTANTES DE ACUERDO A LA EVOLUCIÓN DE LA COMUNIDADEste espacio está destinado para crear grupos de raid's y charlar sobre Pokémon GO. Para spam, flood, insultos, peleas con imágenes, etc Pueden buscar otras alternativas. ► La gente que no se sujete a las reglas será ADVERTIDO. Si es reincidente será BANEADO sin derecho a replica.


Leer / Descargar texto

1 pág. / 1 minuto / 34 visitas.
Publicado el 21 de noviembre de 2018 por Felipe.

LA PANDILLA

GASPAR MELIÁ OLIVER


AUTOBIOGRÁFICO






                                                                                           “EL CAÑON DE MADERA”

Hacía ya días que los dos farmacéuticos del pueblo andaban con la mosca tras la oreja por la inusual afluencia a sus establecimientos de la vil canalla  específicamente interesada en la compra de pastillas de potasa...  Se suponían que servían para aliviar un brote de faringitis infantil que había rebrotado repentinamente entre  aquella gente menuda... Sin embargo, tan fuerte llegó a ser la demanda y tan grandes sus sospechas, que cuando cortaron el suministro,  ya era irremediablemente tarde para evitar la audaz intentona planeada  por mi pandilla... 
Observando de cerca  a mis “dolientes” compadres, se evidenciaba con extrema claridad, que aquel verano no había rebrotado ninguna epidemia de faringitis infantil, por lo que las diarias y repetidas compras del fármaco obedecían, sin duda,  a un plan preconcebido por las calenturientas mentes de la plana mayor de mi pandilla que andaban como perturbados, ansiosos y frenéticos a partir del día en que  Miguel,  el inventor “Canastos”, les había proporcionado la fórmula para la fabricación de la mortífera  ¡ pólvora casera ¡...
Había sido para nosotros, ¡escoria de Satanás ¡, más importante que el descubrimiento del fuego lo fue para la humanidad, y, tan emocionante, por lo menos,  como volar las cometas en medio de la tormenta en busca del impredecible rayo .
Pronto llegó el día de la demostración practica de “Canastos” sobre los grandes efectos destructores de la mezcla explosiva formada, a partes iguales, por potasa, azufre y carbón picado... 


Leer / Descargar texto

58 págs. / 1 hora, 42 minutos / 48 visitas.
Publicado el 14 de noviembre de 2018 por Gaspar Meliá Oliver.

LA HONDA Y LA PÚRPURA

GASPAR MELIÁ OLIVER


HONDEROS, BRONCE, MALLORCA


                                                                          

 

Dedicado a Cati , mi amante esposa, mi amiga, mi compañera… 

 

 

                                                                                                     RESEÑA

 

En la época talaiótica, desde el momento en que parece imperar una cultura eminentemente militar, es evidente que se cuenta con una cultura impuesta por dirigentes fuertes, mucho más que de los patriarcas de una cultura agrícola. Es decir, que cuando surge un caudillo militar, éste habría de imponerse. Debía vivir forzosamente en las mejores construcciones del poblado, cercano a los templos, quizás en la parte noble del poblado, y en cambio las gentes ordinarias debían vivir dentro y fuera del poblado, en viviendas que más bien podríamos llamar cabañas a muchas de ellas.

 

Mallorca aparecería a nuestros ojos como una federación de minúsculos reinos y su sociedad, una sociedad feudal. Tal vez uno de ellos sería hegemónico y poseería una vaga supremacía sobre los otros. Este Señor principal tendría por vasallos a los otros jefes de tribu o de clan en los que delegaría su autoridad aunque con un cierto grado de autonomía...

 

                                                   ...


Leer / Descargar texto

133 págs. / 3 horas, 53 minutos / 41 visitas.
Publicado el 13 de noviembre de 2018 por Gaspar Meliá Oliver.

Los Títeres de Cachiporra. Tragicomedia de Don Cristóbal y la Señá Rosita

Federico García Lorca


Teatro, comedia


Personajes

(Por orden de aparición en escena)
EL MOSQUITO
ROSITA
EL PADRE
COCOLICHE
EL COCHERO
DON CRISTOBITA
CRIADO
UNA HORA
MOZOS
CONTRABANDISTAS
ESPANTANUBLOS, tabernero
CURRITO, el del Puerto
CANSA-ALMAS, zapatero
FÍGARO, barbero
UN GRANUJA
UNA JOVENCITA DE AMARILLO
UN MENDIGO CIEGO
MOZAS
UNA MAJA CON LUNARES
UN MONAGO
INVITADOS CON ANTORCHAS
CURAS DEL ENTIERRO
CORTEJO

Advertencia

Sonarán dos clarines y un tambor. Por donde se quiera, saldrá Mosquito. El Mosquito es un personaje misterioso, mitad duende, mitad martinico, mitad insecto. Representa la alegría del vivir libre, y la gracia y la poesía del pueblo andaluz. Lleva una trompetilla de feria.

MOSQUITO.- ¡Hombres y mujeres! Atención. Niño, cierra esa boquita, y tú, muchacha, siéntate con cien mil de a caballo.
Callad, para que el silencio se quede más clarito, como si estuviese en su misma fuente. Callad para que se asiente el barrillo de las últimas conversaciones. (Tambor.)

Yo y mi compañía venimos del teatro de los burgueses, del teatro de los condeses y de los marqueses, un teatro de oro y cristales, donde los hombres van a dormirse y las señoras… a dormirse también.

Yo y mi compañía estábamos encerrados. No os podéis imaginar qué pena teníamos. Pero un día vi por el agujerito de la puerta una estrella que temblaba como una fresca violeta de luz. Abrí mi ojo todo lo que pude (me lo quería cerrar el dedo del viento) y bajo la estrella, un ancho río sonreía surcado por lentas barcas.

Entonces yo avisé a mis amigos, y huimos por esos campos en busca de la gente sencilla, para mostrarles las cosas, las cosillas y las cositillas del mundo; bajo la luna verde de las montañas, bajo la luna rosa de las playas.


Leer / Descargar texto

28 págs. / 50 minutos / 45 visitas.
Publicado el 5 de noviembre de 2018 por Edu Robsy.

El Mayorazgo

E.T.A. Hoffmann


Novela corta


A orillas del Báltico se encuentra la casa solariega de la noble familia von R., conocida como mansión R. El paisaje es inhóspito y yermo; apenas brota la hierba entre las inmensas arenas movedizas, y en lugar del jardín que suele adornar las casas señoriales, se concentra junto a las desnudas murallas del lado que mira a tierra un mísero pinar cuyo eterno y sombrío luto desprecia las galas y colores de la primavera y en el que en lugar del júbilo feliz de los pajarillos que despiertan al nuevo deseo de vivir, tan sólo retumba el lúgubre graznido de los cuervos, el grito chillón de las gaviotas que anuncian las tormentas. A un cuarto de hora de aquí la naturaleza se transforma repentinamente. Como por arte de magia nos vemos transportados a un mundo de campos floridos y de tierras y prados fértiles. Divisamos el pueblo, grande y rico, con la espaciosa vivienda del inspector. Al otro extremo de un agradable bosquecillo de álamos pueden verse los cimientos de un gran palacio que uno de los antiguos propietarios tenía pensado construir. Sus sucesores, instalados en sus propiedades en Curland, abandonaron la construcción, e incluso el barón Roderich von R. si bien fijó su residencia en la casa de sus padres no quiso seguir construyendo ya que a su naturaleza huraña y sombría le convenía mejor la estancia en la vieja y solitaria mansión. Hizo reparar el edificio en ruinas de la mejor manera y se encerró en él con un mayordomo melancólico y unos pocos criados. Rara vez se le veía por el pueblo. En cambio paseaba y cabalgaba a menudo por la playa. Desde la distancia parecía que hablara a las olas y escuchara con atención los bramidos y borboteos del oleaje, como si percibiera la respuesta o la voz del espíritu del mar.

En la parte más alta de la atalaya se había hecho instalar un gabinete provisto de telescopio y toda clase de aparatos astronómicos.


Leer / Descargar texto

95 págs. / 2 horas, 47 minutos / 35 visitas.
Publicado el 5 de noviembre de 2018 por Edu Robsy.

Al Margen

Rafael Barrett


Crítica


Gorki y Tolstoi

Casi a la vez que publicaba el conde León Tolstoi en la Revue Hebdomadaire un estudio sobre lo que pasa en Rusia, titulado Una Revolución sin ejemplo, aparecía en la revista de San Petersburgo Zuaniè la primera parte de la gran novela de Gorki, La madre, que tan rápida fama ha conquistado. El telégrafo nos dice que la policía está secuestrando el libro.

Se recordará que el autor fue preso a principios de 1905, cuando no se había secado aún la sangre inocente del pueblo, derramada ante el palacio del zar en el más vil espasmo de terror con que un gobierno haya deshonrado la historia. Se le atribuyó a Gorki, según parece, la redacción del célebre manifiesto a la guarnición militar de la capital. Se dice que el ilustre escritor no fue bien tratado en la cárcel, donde se enfermó de tuberculosis. Viajó después, alejándose hasta los Estados Unidos. Volvió a Italia, en uno de cuyos deliciosos lugares debió de reponerse. Durante su peregrinación Gorki no piensa más que en los dolores de su país. Lanza de cada playa a que arriba un grito de cólera y de venganza. A mediados de julio último tradujo la Revue de Paris el más penetrante de todos: una relación de las matanzas de enero, páginas donde resplandece la sobriedad terrible de Maupassant y donde la desesperación sagrada del poeta se amordaza a sí misma, realizando un ambiente de espanto y de silencio que sobrecoge al lector. Ahora en su patria, Gorki, amparado por un simulacro de parlamentarismo, reanuda la lucha cuerpo a cuerpo con el mal. Su libro, a pesar de las persecuciones, retoñará en la sombra, y llegará a todas las manos y a todos los espíritus.

El argumento de La madre es de índole social y de intención renovadora. Un joven obrero se consagra, en el modesto grupo industrial de que forma parte, a una tenaz propaganda socialista. Siluetas de los personajes característicos que rodean al jefe: intelectuales, operarios elo


Leer / Descargar texto

130 págs. / 3 horas, 49 minutos / 32 visitas.
Publicado el 4 de noviembre de 2018 por Edu Robsy.

12345